SUBIR A LA ROCA DE SIGIRIYA, EL SÍMBOLO DE SRI LANKA

4827 views

Era uno de los días más esperados. Cuando uno se decide a viajar a Sri Lanka y debe preparar el itinerario, aún no conoce muchos sitios del país, no sabe por dónde empezar y qué puntos incluir en la ruta. Pero una cosa sí sabe, Sigiriya estará en el camino. Es la imagen más fotografiada del país y polo de atracción turística y subir a esta roca no es cosa de broma, sobre todo si el calor aprieta. Sigiriya fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1982.

 

EL SIMBOLO DE UN PAÍS

DSC04256

En lo alto de la roca de Sigiriya se encuentra un yacimiento arqueológico (poco conservado, todo hay que decirlo) donde las teorías más aceptadas sostienen que fue una ciudad real y militar en el siglo V d.C. durante el reinado de Kassapa que se hizo construir un palacio en la cumbre. Otra corriente defiende que fue un centro cultural y religioso. Pero, además, durante la subida, se podrán ver varias cuevas con frescos de mujeres que apuntan a que en esta roca ya hubo vida incluso en la prehistoria.

 

VISITAR SIGIRIYA POR LIBRE

Nosotros, que estábamos alojados en las inmediaciones en el hotel Aliya Spa and Resort decidimos buscarnos la vida para llegar hasta la roca.

Preguntamos en recepción y nos dijeron que por la misma carretera general que había al lado del hotel pasaban los buses en dirección a la Sigiriya Juction (30rp por persona). Una vez allí se podría caminar unos kilómetros (opción que descartamos desde el principio, al menos yo, jejeje porque quería llegar fresca a la subida de la roca) o coger un tuk tuk. En la misa juction o intersección ya había varios tuk tuks hambrientos esperando clientes. Intentamos negociar con ellos, pero ¡cómo se notaba que Sigiriya es turística! Nos pedían precios desproporcionados, así que finalmente conseguimos que uno nos acercara por 160 rp. El precio que nos pedían al principio era de 500 rp. Sin duda creo que fue un malentendido, porque el hombre se fue protestando.

La entrada a Sigiria cuesta 4450 rupias por persona (27 euros aprox.)

Para visitar Sigiriya no hace falta llevar cubiertas las piernas ni los hombros, es decir, se puede subir como se quiera. Pero, es muy importante llevar agua y sombrero. Hace muchísimo calor y durante la última parte de la subida da el sol de pleno. De hecho, vimos a gente desmayándose por no haber tomado precauciones.

 

A parte de eso, a mí personalmente la subida no se me hizo tan dura (y no soy muy deportista que digamos). Simplemente hay que ir mentalizado de que se van a subir muuuuchos escalones y a pasar calor.

Es imprescindible ir a primera hora para evitar las horas de más calor de día.

 

DSC04247

 

QUÉ HAY QUE VER EN SIGIRIA

 

Jardines Reales

Antes de iniciar la subida, a los pies de la roca, se podrán ver los jardines acuáticos y los jardines de piedra. En esta parte no nos paramos mucho. La cantidad de visitantes iba en aumento y no queríamos perder mucho tiempo.

DSC04168

 

Los frescos

A unos 10 minutos de iniciar la subida a la roca se llega a uno de los puntos artísticos más valorados de Sigiriya. Unas escaleras de caracol que no dan mucho vértigo conducen a una roca protegida del sol donde se encuentran unos frescos que representan mujeres digamos “voluptuosas” J cuyo origen no está claro.

Zarpas del león

Este es un lugar mítico en el ascenso, casi se ha llegado al final, aunque queda el último tramo.

Las zarpas del león se encuentran en una explanada que invita a hacer un descanso. Estas grandes zarpas, fotografiadas por todo el mundo, datan del siglo V. y originalmente se trataba de todo un león tallado en la roca por el cual se podía subir a su cima. Hoy en día solo quedan las zarpas y una rudimentaria escalera de metal donde se preparan verdaderos atascos entre la gente que sube y que baja. Y es que este tramo es bastante estrecho y hay que ir con cuidado.

 DSC04136 (2)

Nosotros vimos a gente bastante mayor realizar esta subida, y pasándolo realmente mal, sobre todo por el calor. Por eso desaconsejamos a todas las personas con tensión baja, mareos, vértigos o que no vayan bien hidratadas en subir. No es que sea un tramo de riesgo, pero sí que hay que ir bien hidratado y no tener vértigo. Una chica joven se desmayó a mis pies.

 

La cima

Sigiriya (Sri Lanka)

Sigiriya (Sri Lanka)

Donde todo el mundo ansía llegar. Arriba poco queda de lo que supuestamente fue una fortaleza real o un lugar de culto. Los restos que quedan poco invitan a la imaginación. Sin duda, lo que te deja de piedra son las vistas de 360 grados a las tierras de Sri Lanka, y de la roca de Pidurangala.

DSC04231

DSC04190

DSC04191

 

PIDURANGALA, LA OTRA ROCA

DSC04146

Estaba en nuestros planes tentativos, pero no lo hicimos por falta de tiempo y calor, bueno, y porque somos algo comodones a veces 😉 Había que elegir entre ver el atardecer desde la infinity pool de nuestro hotelazo o subir a la roca y… ganó la piscina ;). Pidurangala es la alternativa o el complemento a la roca de Sigiriya. La subida cuesta en torno a 300 rupias y se realiza por libre a través del bosque. Las vistas, por las fotos que he visto, son preciosas pues también se puede ver desde allí la propia roca de Sigiriya.

 

VUELTA AL HOTEL Y TRASLADO A KANDY

Para volver al hotel después de visitar Sigiriya lo tuvimos algo más complicado. Nos empeñamos en hacerlo en bus para no pagar a los aprovechados tuk tuks que esperan a la salida y la odisea culminó con un tuk tuk, un bus que se pasó nuestra parada y otro tuk tuk para retroceder. Al final, nos hubiera compensado coger un único tuk tuk directamente, pero bueno.

Tras realizar el check out del hotel nos fuimos a la carretera principal que estaba al lado pues por ahí pasada el bus que nos llevaría a Kandy. Atrás quedaron los días de coche con conductor y empezaron los de los buses y los trenes, trayectos míticos que quedarán en nuestros recuerdos para siempre.

El Bus de Sigiriya a Kandy nos costó 150 rupias por persona y tardó unas 3,5 h. Por el camino paramos una vez en un “chiringuito” de carretera donde pudimos comprar algunos short eats y agua. Tuvimos suerte porque pillamos sitio sentados al lado de la ventanilla (de hecho, siempre tuvimos esa suerte). La música india ininterrumpida durante todo el viaje me sirvió de nana para dormirme gran parte del trayecto. Y llegamos a la caótica Kandy.

DSC04395

Centro de Kandy

Beatriz

Lovely Plans

Ya sabéis que nos podéis seguir en directo en nuestras redes sociales: instagramfacebook twitter! ?

Descargar PDFImprimir

TAMBIÉN TE VA A INTERESAR

Deja un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.