VIETNAM: RECORRIENDO NINH BINH EN MOTO. TRANG AN Y ALREDEDORES

¿Qué puedo decir de Ninh Binh? Una región tranquila, lejos de los recorridos turísticos y con un entorno rural y natural realmente único. Buscábamos tranquilidad, perdernos por las carreteras secundarias, conocer la vida del campo y sus gentes y lo encontramos. 
 
 

DÓNDE ALOJARSE EN NINH BINH


20140627_130927

Hay opciones para todos los gustos. Aunque la localidad no es muy grande sí tiene una oferta variada capaz de asumir la llegada de visitantes a precios muy competitivos.

En el caso de que estéis buscando un sitio especial, un alojamiento único de verdadero lujo, os recomiendo el hotel en el que nosotros nos hospedamos, el Emeralda Resort.

Este hotel, es lo que muchos definen, lujo asiático. Se trata de un hotel de 5* situado a unos 20 km al noroeste de la localidad de Ninh Binh. Es un complejo formado por villas de lujo decoradas al más puro estilo asiático, con un gusto increíble y a las que no le faltaba un detalle. ¿Lo mejor? Que uno se lo puede permitir, ya que aunque se aleja del precio medio por noche habitual en un viaje de este tipo, sigue siendo asumible para unos viajeros con un presupuesto medio y no había que perder esta oportunidad, que uno nunca sabe cuando podrá volver a alojarse en un sitio así!

Nuestra villa contaba con una habitación principal enorme decorada con mobiliario colonial, con cama XXL y ropa de cama que invitaba a no salir de ella nuca más y un cuarto de baño hacía las delicias de cualquiera. 

Cada 4-5 villas, hay una piscina privada para el uso de esos huéspedes. Además, hay una piscina grande principal y una zona de spa cubierta. Todas las villas del hotel están conectadas por unos jardines impresionantes. De hecho, para llegar de un sitio a otro es necesario seguir las indicaciones.

 Pero sin duda lo que terminó de rematar el lujo y confort fue el restaurante de cenas y el desayuno buffet. Productos de calidad, díficiles o imposible de encontrar en el país, y un café capuccino al más puro estilo italiano que casi hace que se me salten las lágrimas.

Emeralda Resort

Emeralda Resort

Puntos negativos del hotel: 

– el hotel está situado lejos el pueblo por lo que sin transporte propio, cualquier desplazamiento a Ninh Binh implicaba taxi.

– el servicio en general fue impecable, como es habitual en todo Vietnam, pero fueron incapaces de ayudarnos a alquilar una moto para nuestra visita a Ninh Binh. Nosotros queríamos alquilarla desde el propio hotel para no tener que coger taxi al pueblo, pero las respuestas de recepción eran de bloqueo. No sabían cómo hacerlo. Raro, ¿no? Finalmente nos ofrecieron un precio fuera de mercado totalmente, y nos buscamos la moto por nuestra cuenta en un hotel local del pueblo.

– las excursiones del hotel eran tremendamente caras. Nosotros nunca tuvimos intención de usarlas, pero por si alguno estuviera interesado, que tengáis en cuenta que el precio es más del doble de lo que suelen pedir otras agencias vietnamitas.

Recomendamos 100% este alojamiento para aquellos que se quieran dar un capricho en su viaje por Vietnam. Porque el viajar por libre y conocer la cultura local de cerca no quita que de vez en cuando disfrutemos de las cosas como auténticos reyes. 

 

CÓMO LLEGAR A NINH BINH DESDE LA BAHÍA DE HALONG

En este post os cuento nuestra experiencia y la información actualizada a 2017.

 

ALQUILAR MOTO EN NINH BINH


No tiene mayor dificultad. En la mayoría de hoteles y hostales de la ciudad se pueden contratar por 5-7$ al día. 

En nuestro caso, después de un viaje algo movidito para llegar a Ninh Binh y de descubrir nuestro paraíso de hotel tocaba organizar un poco la jornada del día siguiente. Nuestra idea era alquilar una moto para ir a visitar la región. Ya que en el hotel la única opción que nos daban era el alquiler de una moto por una cantidad desproporcionada, llamamos a uno de los hoteles de Ninh Binh que aparecían en la guía preguntando por el alquiler de una moto para los próximos dos días. 

 Encontramos uno que nos alquiló la moto por 7$ a día (al día siguiente cuando fuimos al pueblo vimos que hay tiendas de alquiler de motos por todas partes, por lo que no debéis preocuparos por este aspecto). Sabemos que fue un precio caro y que los precios normales ronda los 4-5$ al día pero tampoco teníamos ganas de ir de un lado para otro y preferimos dejarlo pasar, a pesar de que intentamos negociarlo.
 
Una vez tuvimos la moto en nuestras manos y después de echarle gasolina (echamos 100.000 dongs para los dos días y nos sobró bastante) nos pusimos rumbo a perdernos por las carreteras de esta maravillosa región.
 
 
  

QUÉ VISITAR EN NINH BINH EN UN DÍA 


La región de Ninh Binh es turísticamente conocida por el espacio natural de Tam Coc, un conjunto de cuevas cársticas serpenteadas por el río Ngo Dong que deja a su ribera impresionantes campos de arroz. Desde Hanoi se ofrecen muchas excursiones para visitar este lugar ida y vuelta en el día. Pero además de Tam Coc, existen otros dos parajes naturales similares en la zona, Trang An y Van Long.

Además, en esta comarca destacan varios monumentos dignos de ser visitados como Hoa Lu  (la ciudadela y antigua capital de Vietnam en el siglo X), la gran pagoda Bai Dinh, famosa por su majestuosidad, y la catedral Phat Diem, del siglo XIX.
 
Sin duda, la magia de este sitio reside en sus paisajes, en sus caminos de tierra entre arrozales y las aldeas que te vas encontrando por el camino. Se respira la esencia de lo natural, del campo y de una vida rural tranquila. Por ello, recomiendo totalmente hacer noche en esta etapa del viaje y desconectar de otras partes del país quizá más turísticas.
 

VISITAR TRANG AN 


P1050792

Trang An

 

Nuestra primera parada del recorrido fue visitar Trang An. La noche anterior ya habíamos decidido suprimir Tam Coc por encontrarse más lejos y por ser la “atracción” más famosa y quizá con mayor aglomeración. Trang An, por el contrario, se encuentra a pocos kilómetros de Ninh Binh por una carretera ancha con muy fácil acceso. Cuando llegas, debes dejar la moto en un aparcamiento que hay justo enfrente, de pago por supuesto (15.000 dongs).

 
La entrada a Trang An cuesta 150.000 200.000 dongs por persona y el paseo en barca dura unas dos horas. Las barcas son para cuatro personas, así que nos tocó compartirla con dos hermanos vietnamitas, ella profesora de inglés en el colegio y él veterinario . Él más simpático que ella. Durante la mayor parte del recorrido estuvimos prácticamente solos y se respiraba una tranquilidad… la pena era el calor, nuestro gran compañero de viaje, que era insoportable. Menos mal que teníamos nuestros super sombreros vietnamitas!
 
Durante el recorrido visitamos varias grutas y paramos para visitar varias pagodas.
 
Trang An

Trang An

Trang An

Trang An

Trang An

Trang An

 

 

VISITAR HOA LU 


P1050934

Después de visitar Trang An, pusimos rumbo a visitar Hoa Lu, la ciudadela y antigua capital de Vietnam del siglo X. 

Cuando nos aproximamos al recinto en seguida salían vietnamitas de los pocos chiringuitos allí montados para pedirnos que aparcáramos la moto en ellos. Al final decidimos dejarla en uno, a cambio de comprarle algo de bebida a la vuelta, cosa que tendríamos que hacer sí o sí para no desmayarnos del calor.
 
La ciudadela, cuya entrada cuesta 20.000 dongs por persona, es realmente bonita y consigue transportarte al Vietnam antiguo, a la imagen que todos tenemos en la retina de la cultura asiática tradicional.
 
 
P1050913

Hoa Lu

Hoa Lu

Hoa Lu

Hoa Lu

Hoa Lu

Hoa Lu

Hoa Lu

Hoa Lu

Hoa Lu

¿Por qué no descansar un rato?

¿Por qué no descansar un rato?

 

 

LA PAGODA DE BAI DINH


P1050994

Figuras de Arhat

Desde aquí pusimos rumbo a visitar la famosa pagoda de Bai Dinh, famosa en Vietnam por su grandeza y por su tamaño, ya que es considerada la pagoda más grande de todo el país.

La pagoda de Bai Dinh está a 5 km de Hoa Lu y se llega por una carretera asfaltada más o menos en buenas condiciones. El camino no está muy bien señalizado, pero simplemente hay que seguir la carretera hasta el final, ya que aunque el complejo se visualiza desde mucho antes de llegar, el acceso está en la parte de atrás, por así decirlo. Al llegar, hay una especie de campamento a la derecha que hace las veces de mercadillo de bebidas y suvenires y de aparcamiento. Dejamos allí la moto por 15.000 dongs ya que el ascenso final hasta la entrada de la pagoda solo está permitido en un cochecito turístico del propio recinto. Hay que pagar 30.000 dongs para subir y otros 30.000 dongs para bajar, algo que ponía en evidencia el carácter turístico que le han otorgado a este sitio. La entrada a Bai Dinh cuesta 120.000 dongs por persona.
 
Hay que decir que este complejo se ha construido sobre la antigua pagoda, por lo que alberga elementos antiguos y otros de reciente creación. Destacan la colección de figuras de Arhat (la mayor del mundo), el buda de bronce que hay en el interior de la pagoda (uno de los más grandes de todo Asia) y la campana de bronce de 36 toneladas que se encuentra en una torre en el centro del complejo.
 
 Bai Dinh

Bai Dinh

 
 Bai Dinh

Bai Dinh

 
 Bai Dinh

Bai Dinh

 
 Bai Dinh

Bai Dinh

 
La mayoría de los visitantes eran vietnamitas, había pocos extranjeros, lo que a ellos les llamaba mucho la atención. De ahí que en varias ocasiones se quisieran hacer fotos con nosotros. 🙂
 
 
 
P1050975

Ninh Binh en moto

 
El camino de regreso fue fascinante. Recuerdo ir en la parte de atrás de la moto con el mapa en una mano (muy esquemático y poco orientativo) y el móvil con el GPS en la otra.  Gracias a él pudimos retomar el rumbo correcto en varias ocasiones, aunque perderse por los caminos es toda una experiencia totalmente recomendable y casi inevitable. Pasamos por caminos de tierra que bordeaban los arrozales, por aldeas casi desiertas y por un peaje casi de mentira donde una familia y su perro pasaban el día a la sombra cobrando el paso por un puente por tan solo 5000 dongs (0,18 céntimos de euro!). Recuerdo la risa que les entró cuando nos vieron aparecer a nosotros con nuestra moto…seguro que éramos los únicos occidentales que habíamos pasado por allí en meses… También pasamos por pueblos llenos del ajetreo diario: gente comprando, barberos, gallinas, “bares”, puestos de comida, etc. Cuando por fin llegamos al hotel pudimos disfrutar de la piscina, de una cena buenísima y relajante en el restaurante del hotel y de nuestra habitación. 
 

 

Beatriz

Lovely Plans

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!