VARADERO: MÁS LEJOS DE CUBA Y MÁS CERCA DE CASA

 

 
Después de estar 15 días recorriendo Cuba por libre en coche de alquiler, parando en pueblos desconocidos, comprando queso y membrillo por la autopista y alojándonos en casas de cubanos, fue un choque llegar a Varadero. Acudíamos por un tema logístico y porque teníamos previsto reencontrarnos con una vieja amiga cubana (al final no pudo ser) pero también teníamos curiosidad por sus playas, escogidas por miles de turistas al año…
 
 

VARADERO PUEBLO


En primer lugar me gustaría aclarar que Varadero, que es un saliente en el mar de varios kilómetros, tiene dos partes: Varadero Pueblo (el Varadero de toda la vida, el de los cubanos) y Varadero resorts, a continuación del anterior y que ocupa una extensión larguísima de costa.

 
Si bien Varadero Pueblo es el varadero, digamos auténtico, tampoco tiene mucho de especial. Los alojamientos están disparados de precio, no hay muchos sitios por donde parar, y los pocos que hay están llenos de turistas que se han escapado de los resorts (imagino que buscando una experiencia más “cubana”) y con unos precios que duplican los del resto del país.
 
 
 

Una extensión de costa enorme, de arena blanca (aunque no blanca caribeña) y muy ancha. El agua está limpia, pero no se…esperaba más de ella. Tanta fama tanta fama. Supongo que después de Playa Pilar (en Cayo Guillermo) hubo un antes y un después en el concepto playa. 🙂

 
 

DÓNDE ALOJARSE EN VARADERO


Hay dos opciones:

 
– Hoteles de todo incluido o casas particulares. El precio de los hoteles no lo controlo, aunque recuerdo que en la búsqueda de alojamiento eché un vistazo y baratos no eran. Sí puedo decir, que nos dimos un paseo en coche por la zona, y los hoteles parecían algo mejor que los de Cayo Guillermo en cuanto a calidad y exclusividad.
 
– Alojarse en casas de cubanos tampoco es barato si lo comparamos con otras zonas del país. El alojamiento ronda los 30 euros (habitación sin desayuno), y la oferta de casas no es muy grande, por lo que conviene reservar con antelación.
 
Nosotros nos alojamos en Casa  Migdalia Alvarez Sardiñas Calle 41 N° 106 entre 1ra y 2da. Una casa muy chula y grande (se notaban los aires americanos) con espacio para guardar el coche.
 

 20150619_110748

 
 
A la mañana siguiente recogimos de nuevo nuestras maletas y volvimos al punto de origen desde donde partimos dos semanas atrás, La Habana. Allí nos esperaba un último día para disfrutar de la capital cubana antes de poner rumbo a casa.
 
 

¿Te ha gustado? COMPÁRTELO! 😉
 
Beatriz
Lovely Plans