LA HABANA POR LIBRE EN 4 DÍAS: PREPARATIVOS Y RUTA

 
Despertar un día en La Habana y empezar a recorrerla a pie  sin un rumbo predeterminado después de haber aterrizado la noche anterior sin apenas haber visto nada es una sobredosis de impacto, incredulidad y asombro. Las primeras imágenes se agolpan en la retina: edificios derruidos, cafeterías que parecen garajes, aceras rotas y coches antiguos, carretas de caballos y bicis compartiendo un asfalto bacheado y desgastado por el tiempo.Sin duda, La Habana es una reliquia histórica que acumula siglos de bonanza y esplendor. Es una ciudad repleta, no, mejor dicho, hecha de edificios coloniales, neoclásicos y art nouveau. Cada calle y cada barrio tienen un valor cultural  impresionante. Sin embargo, los últimos 50 años de revolución y dictadura le han pasado factura. Afortunadamente, todo su casco antiguo, la Habana Vieja, declarado Patrimonio de la Humanidad, lleva años inmerso en un proceso de renovación de edificios y saneamiento de calles y aceras.
 
Durante nuestro viaje por libre a Cuba, estuvimos un total de cuatro días en La Habana. Tres al principio del viaje, y uno al final, antes de partir para España. He de decir que con tres días enteros es más que suficiente para conocer la ciudad. Su visita se puede dividir en tres zonas típicas: la Habana Vieja, Habana Centro y el Vedado.
 
 

DÍA 1 – VISITAR LA HABANA VIEJA


La Habana Vieja es el casco antiguo de La Habana, declarado Patrimonio de la Humanidad y reclamo de miles de viajeros al año. Su visita es obligada, y una de las perlas de todo el viaje por Cuba.

 
 

QUÉ VER EN LA HABANA VIEJA

Su visita se centra en recorrer los monumentos y calles localizados en torno a tres plazas principales: la Plaza de Armas, la Plaza de San Francisco y la Plaza Vieja. Además, cabe destacar varias calles principales donde se concentran los locales de música y paladares: la Calle Obispo, Mercaderes y el Callejón del Chorro. Esto no quiere decir, que no haya que perderse por todas las calles secundarias que ofrecerán una visión muy interesante de las casas y negocios cubanos. Un ejemplo es la calle O’Really.
En cuanto a edificios y locales de renombre en esta zona, destacar la catedral de La Habana (una de las catedrales más bonitas que he visto), el edificio Bacardí y el hotel Ambos Mundos. Aunque el barrio está repleto de edificios memorables.
 
Catedral de La Habana

Catedral de La Habana y Plaza Vieja

Habana Vieja

Calles de La Habana Vieja. Al fondo el Capitolio

La Habana

Plaza de Armas – La Habana

La Habana

Calles de La Habana Vieja

La Habana

Plaza de San Francisco

La Habana

Habana Vieja

 

 

DÓNDE COMER EN LA HABANA VIEJA…

Para comer en esta zona recomendamos Cafetería Europa en la calle Obispo (por su precio, calidad media y  música en directo) y Paladar Doña Eutimia en el callejón del Chorro (por su calidad, servicio y buen precio. Imprescindible reservar). En la calle Obispo hay algún local que otro que acepta moneda nacional con unos batidos de fruta excelentes.
Por supuesto, también recomendamos las “ventanas”, donde podréis adquirir pizzas y zumos de fruta naturales para llevar en moneda nacional a precios bajísimos.

Para más información sobre donde pagar con moneda nacional, pincha aquí.

 

POR LA NOCHE EN LA HABANA VIEJA…

Por la noche toda esta zona pierde bastante animación por lo que su visita es recomendable durante el día. La Floridita y la Bodeguita del medio, son los dos locales de mojitos y música más populares por los tiempos de gloria que vivieron antes de la revolución y la cantidad de artistas populares que los frecuentaban, aunque desde mi punto de vista, no merece la pena consumir nada en ellos pues hoy en día se han convertido en una atracción turística más que otra cosa.
 
La Habana

La Bodeguita del Medio

La Floridita

La Floridita

 

 

DÍA 2 –CENTRO HABANA


 Para mí, Centro Habana es la zona de La Habana que más impacta y que más consigue acercarte a la realidad cubana de una capital que tiene muchas caras. Esta es la cara de las familias más humildes, trabajadoras o no, con las casas en peores condiciones (al menos sus fachadas) y donde se respira un ambiente más sencillo y simple.

Habana Centro

Habana Centro

 

A pesar de estar situada en pleno centro de La Habana, entre la Habana Vieja y el Vedado, apenas verás turistas por sus calles y podrás percibir detalles y costumbres del día a día cubano que no encontrarás en otras partes de la ciudad.

Nosotros tuvimos el privilegio de conocerla y fotografiarla a fondo, ya que nuestro alojamiento en La Habana, Casa Marina, estaba en una de estas calles, a dos cuadras del Malecón.
 

QUÉ VISITAR EN HABANA CENTRO

  • Paseo de Martí y el Parque Central: edificios públicos, teatros y el Hotel Inglaterra le dan un encanto muy especial a esta zona y son el aperitivo perfecto para adentrarse en la Habana Vieja.
 
La Habana

Hotel Inglaterra

 

  • El Capitolio: impresiona su tamaño y su fachada. El hecho de que se encuentre en una gran avenida llena de coches de época le otorga un carácter muy especial. Antiguo parlamento cubano, hoy en día es el Museo de Ciencias.
La Habana

El Capitolio

 
 
  • Sus calles: todas merecen la pena, pero por su ajetreo y actividad comercial me gustaría destacar El Boulevard de San Rafael y la calle Neptuno.
 
La Habana

Calle Neptuno

 
  • El barrio chino: se trata más bien de una anécdota pues consiste en unas pocas de calles con algun detalle y restaurante chino. ¿En qué hablaran los cuatro chinos que vimos? ¿en cubano? Me queda la espinita de no haberles preguntado nada para ver en qué idioma y con qué acento contestaban 🙂
 

Más imágenes de Habana Centro…

 

Habana

Bailes trivales en el Callejón de Hamel, un poco turistada

Habana

Mercado local

DSCF3334

Pizzerías en moneda nacional

DSCF3406

Ellas…

DSCF3407

Ellos…

DSCF3143

Mercado local

 

DONDE COMER EN HABANA CENTRO

Recomendamos sin duda el restaurante Los Nardos, enfrente del Capitolio. Buena comida, buen servicio y cantidad abundante. Plato principal (y único) en torno a 5-6 euros. Hay cola.
 
 
 

 

DÍA 3 – EL VEDADO


La zona de los grandes hoteles, los restaurantes y los locales de ocio nocturno. Desde mi punto de vista, la que menos encanto tiene. Podemos decir que es la parte “moderna” de la Habana que recuerda, salvando las distancias, al centro de otras grandes ciudades latinoamericanas. Es la zona donde se encuentran los míticos hoteles Habana Libre y Hotel Nacional, donde suelen hospedarse la mayoría de turistas con viajes organizados. En ese barrio es donde se concentran la mayoría de servicios para el turista: alquiler de coche, cadecas, acceso a internet en los hoteles (de pago) y locales de espectáculos cubanos enfocados al turista. Tambien es donde se encuentra la famosa heladería Coppelia, que sirve helados a 8 céntimos de moneda nacional y que por ello, tiene una cola de acceso enorme. Por dentro, está igualita que la dejaron los americanos, con una gran barra y los taburetes retro fijados a la misma.

 

Habana

Hotel Nacional

Habana

Heladería Coppelia

 

VISITAR EL VEDADO POR LA NOCHE

Dado que esta zona no ofrece grandes atractivos monumentales ni sociales, mi recomendación es visitarla de noche, ya que sí que cuenta con varios paladares interesantes y algún local de música cubana en directo que se sale un pelín del circuito turístico.
 
Para cenar o comer, recomendamos especialmente La Roca, que está en la 21 con M, un buen restaurante cubano que tiene un menú con cerveza y postre incluido por 4 CUC o 100 pesos de moneda nacional (a medio día) y una carta con precios en torno a 4-5 CUCs el plato principal. Es frecuentado por cubanos y por las noches ofrece espectáculos.
 
Para escuchar música cubana en directo, después de buscar mucho encontramos El Gato Tuerto, un pequeño local con actuación en directo. La entrada es de pago y no incluye consumición.
Nos habían recomendado la sala de música del antiguo hotel Capri, pero cuando nosotros fuimos no tenía música en directo, sino DJ.
Para los que les guste el jazz cubano, recomendamos La Zorra y el Cuervo.
 

 

CÓMO MOVERSE POR LA HABANA


Para distancias largas nosotros recomendamos utilizar los taxis colectivos. Se trata de coches americanos antiguos con el letrero de “taxi” en la ventana, autorizados por el Estado y colectivos, pues pueden subirse hasta 5 personas. De hecho, lo normal es que haya gente subiendo y bajando todo el tiempo, tipo autobus. Cada coche realiza la ruta fija que quiera. Se les para en mitad de la calle agitando la mano hacia abajo (imitad a los locales) y se les pregunta si pasan por “tal” calle o si van a pasar por “tal sitio”. Por ejemplo, si vamos a ir al Vedado, vasta con preguntar  “¿Hotel Habana Libre?”, si te dicen que sí,  te subes y cuando quieras le dices al conductor que pare, le pagas y te bajas. El precio establecido en estos taxis es de 10 pesos nacionales por trayecto.

 
Para  trayectos cortos, es más recomendable el simpático coco-taxi o los bici-taxis, siempre negociando el importe.
 
 
Habana

Coco-taxis

 

 

Beatriz

Lovely  Plans

 ¿Te ha gustado? ¡Compártelo! 😉