CUBA. CAYO GUILLERMO: POR FIN EN EL PARAÍSO

Ay que ganas de sol, de aguas turquesas increíbles, de días de descanso y de relax…Sí, parece que no, pero después de danzar por Cuba durante 11 días, los cuerpos ya iban pidiendo un poco de high class, y Cayo Guillermo fue el sitio que nosotros escogimos.

Planificando el viaje teníamos muy claro que tres días los pasaríamos a todo lujo. Siempre solemos hacer lo mismo en nuestros viajes (podéis ver nuestros pedazo de hoteles por Vietnam (aquí y aquí) y Bangkok), sobre todo cuando continentes como Asia y Sudamérica te lo permiten a precios bastante asequibles.
 
En el caso de Cuba, lo que primaba por encima de todo era la playa. Nuestro retiro debía de ser en alguna de las mejores playas de Cuba. Y, después de descartar Cayo Largo por ser una pequeña isla a la que solo se accede por avioneta desde La Habana (dicen que es paradisiaca), nos decantamos por Cayo Guillermo.
 
El principal motivo por el que elegimos Cayo Guillermo es porque se encuentra muy cerca (15 min en coche) de Playa Pilar, la playa más espectacular que he visto hasta el momento. PARAÍSO.
 

COMO LLEGAR A CAYO GUILLERMO


Cayo Coco y Cayo Guillermo son dos extensiones de terreno virgen que relativamente hace poco fueron convertidas en zonas urbanizables destinadas a un turismo de “calidad” en las mejores playas de la isla de Cuba. Ambos cayos son correlativos y se accede a ellos a través de una carretera-pasarela construida sobre la Bahía de Perros. La distancia de esta carretera es considerable, pues aunque en Google Maps visualmente parece poca distancia, en realidad son casi 50 km de carretera sobre el mar desde la última localidad en tierra firme hasta el acceso a la península donde se encuentran los cayos.

 
Para llegar hasta los cayos es IMPRESCINDIBLE ir con coche de alquiler. No hay transporte público. Únicamente camiones que entran y salen de los cayos transportando a los trabajadores de los resorts.
 
Antes de acceder a la pasarela hay que pasar un paso “fronterizo” donde te solicitan el pasaporte para hacer un control de la gente que entra y sale de los cayos.
 
También hay un aeropuerto en Cayo Coco pero desconozco las líneas que operan en él.
 

CÓMO MOVERSE ENTRE LOS CAYOS


Si lo que deseas es alojarte en Cayo Coco, por ejemplo, y acercarte a Playa Pilar, existe un bus turístico que hace una ruta única parando por los hoteles de Cayo Coco y Cayo Guillermo y vale 5 CUCs al día.

 
Lo mejor, de nuevo, es ir con coche propio.
 

QUE HACER EN CAYO GUILLERMO O CAYO COCO


PLAYA. Únicamente existen los hoteles de la costa, algunos de ellos conectados a través de la playa. Además, no es muy recomendable inspeccionar la zona por tu cuenta ya que el nivel de mosquitos es altísimo y sólo las zonas fumigadas y  condicionadas para el turismo (hoteles y playas) están a salvo de ellos. Y no es una exageración.

 
Es un destino para descansar, disfrutar de la playa de tu hotel y sobre todo, de Playa Pilar.
 

PLAYA PILAR

 
 20150616_131102

El paraíso con mayúsculas. Una extensión de arena blanca finísima con aguas transparentes del color más turquesa que he visto nunca. Se trata de una playa muy virgen que cuenta con un servicio de hamacas a lo largo de toda ella, y con un chiringuito.

Para dejar el coche al llegar hay que pagar parqueo, 2 CUCs.

El coste de la hamaca es de 2 CUC.

 

 20150616_113000
 
 20150616_115952

 

 

DÓNDE ALOJARSE EN CAYO GUILLERMO


Después de indagar mucho por Internet, llegamos a la conclusión de que merecía más la pena en cuestión de playas alojarse en Cayo Guillermo que en Cayo Coco. Como las playas de Caco Coco no las vi, no sé hasta qué punto acertamos o no. Sí es verdad, que nuestros amigos de Vitoria que visitaron alguna playa de Cayo Coco nos dijeron que eran una maravilla y muy parecidas a la de Playa Pilar.

 
La ventaja de estar en Cayo Guillermo es que está mucho más cerca de Playa Pilar. El Hotel Meliá Cayo Coco, por ejemplo, está a 45 km aprox., una distancia considerable cuando lo que se quiere es relax y pasar el día en la playa sin complicaciones. Desde mi punto de vista, en días de relax como éstos, cuando menos te muevas y menos cojas el coche, mejor. Pero es mi punto de vista 😉
 
Nosotros nos alojamos en el hotel Iberostar Daiquiri 4* en régimen de todo incluido. El hotel en cuestión no está mal, aunque con muchas deficiencias adquiridas gracias a la propia idiosincrasia cubana (“M’hija, estamos en Cuba”, nos contestaban los camareros) y al hecho de que esta zona está bastante alejada de la civilización, lo que dificulta los suministros en un país que, de por sí, ya es complicado.
 

 

20150615_192026 

 

 ¿Por qué elegimos este hotel de Cayo Guillermo y no otro? Las opiniones en Internet no variaban mucho de unos a otros y extraimos la conclusión de que todos serían por el estilo. Despues de seleccionar un par de ellos, finalmente nos decantamos por éste por el precio. Era un pelín más barato que los otros seleccionados y pensamos que en calidad no variaría mucho.
 
 
20150617_173622
 
 
Aún así al final ya nos acabamos riendo de todos aquellos “detalles” surrealistas que nos iban pasando: la batidora para hacer batidos y piñas coladas estaba rota, el personal del hotel comía a la vez que los huéspedes y se ponían delante de ti en la cola de los puestos de comida en directo, con lo que si quedaba una última pieza de pescado, se la iba a llevar él o ella, no tu. Y no es por ser tiquismiquis, de verdad que no, pero los precios en estos hoteles son bastante altos para lo que ofrecen y, por supuesto, con una relación calidad-precio infinitamente peor que los hoteles asiáticos a los que estábamos acostumbrados.
 
Por supuesto tenía cosas positivas: la piscina, la playa y las actuaciones de música en directo por la noche.
 
Lo peor: la comida.
 
Cómo no conozco otros hoteles de la zona, no puedo compararlos. El nuestro no estuvo mal (somos bastante exigentes, todo hay que decirlo) y si se quiere pasar unos días en estas playas, es lo que hay.
 

 20150616_132148

 
¿Te ha gustado? Compártelo! 🙂
 
Beatriz
Lovely Plans