NUEVA YORK ES UNA CIUDAD PARA VIVIRLA, NO PARA VISITARLA. NUESTRAS ÚLTIMAS HORAS EN LA CIUDAD

 
 
 
Es curioso, pero cuando viajas, por mucho que te tomes las cosas con tranquilidad y sin agobios, por mucho que seas de los de improvisar o de los que prefieren un día tranquilo a cambio de no verlo todo, siempre estás bajo el guión del turista. Y lo increíble de viajar es ser viajero y no turista para disfrutar de las cosas desde la óptica del que vive, no del que está de paso. Y nosotros podemos decir que nuestra visita a Nueva York la disfrutamos así, sin prisas, sin tiempos, simplemente paseando y recorriendo cada zona o barrio como unos neoyorquinos más pero sin tener que trabajar, eso sí 🙂 . Es cierto que el haber estado allí durante 7 días ayuda mucho. No todo el mundo que viajar a Nueva York dispone de tantos días y por tanto tiene que apretar la agenda un poco. Por ello, mi recomendación para todas aquellas personas que estén pensando en viajar a Nueva York es que le dediquen al menos 5 o 7 días.
 

P1050504

En las últimas semanas os he ido contando qué hicimos cada día para que podáis coger ideas (diario completo aquí) y hoy os voy a contar cómo pasamos nuestras ultimas horas en la ciudad.
 

 

NUETRO ÚLTIMO DÍA EN NUEVA YORK


 

IMG_0989 
 
Nuestro último día en Nueva York, y de nuestro viaje por el este de EE.UU (en el que visitamos también Chicago y Boston), llegó. Alrededor de las 14.00 h de la tarde tendríamos que volver a nuestro “adorado” (mentira) Hotel 17 para coger las maletas y poner rumbo al aeropuerto. Pero antes teníamos tiempo para disfrutar de unas horas en la gran manzana.
 
¿Y cuál fue la primera cosa que hicimos para despedirnos de NY a lo grande? Pegarnos un desayuno como dios manda. Después de 15 días por EE.UU. desayunando fuerte (y extra fuerte) y comiendo hamburguesas y pizzas el estómago crece mucho así que os podéis imaginar la capacidad de comer que teníamos ya el último día!

 

Desayunando en IHOP

Desde antes de viajar a EE.UU teníamos en mente desayunar en alguna de las cafeterías de la cadena IHOP. Sin embargo, en Chicago no había ninguna céntrica y en Boston no encontramos. Pero en Nueva York sí! Y encima muy cerquita del hotel. Se trata de una cadena de desayunos a lo grande y con buenos precios.
 
Como era nuestro último desayuno a la americana (pronto volveríamos a nuestra adorada dieta mediterránea) no nos quedamos cortos a la hora de pedir: French Toasts (de al menos 4 cm de grosor más 1 cm de mantequilla), montaña de tortitas, y un plato combinado de huevos con bacon y una especia de rosti suizo de patata. Vamos, lo que cualquier modelo desayuna todos los días! Todo acompañado de un termo de café y agua.
 

Todo estaba muy bueno, y de precio genial, mucho más barato que en otros sitios. Claro está que el local es simple y el servicio más antipático que me he encontrado en todo el viaje.

 
Con la barriga llena, era el momento de ponerse a patear. Como no nos queríamos alejar mucho decidimos ir de nuevo hasta Union Square para dar una vuelta por Broadway y por la 5ª ave. Hicimos las últimas compras y cuando nos quisimos dar cuenta ya era la hora de volver al hotel a por las maletas.
 
 
 
Edificio Flatiron

Edificio Flatiron

 

Cómo ir del centro de Nueva York al aeropuerto

Todos los detalles logísticos los podéis encontrar aquí. El trayecto dura una hora y media aproximadamente y sin imprevistos, por ello es recomendable salir con bastante antelación. También es preferible, si lo permite la compañía aérea, hacer el check in online el día antes de salir, así te garantizas el poder escoger asiento o incluso volar, ya que muchas veces en vuelos tan demandados como éste puede que haya overbooking.
 
 
 

IMG_1838

 

Fin del viaje

Una vez en el aeropuerto ya solo quedaba esperar a que nuestro vuelo saliera. Llegamos a casa sanos y a salvo, y con un sueño increíble, pero muy satisfechos con el viaje y con todas las experiencias vividas.

 

Beatriz
 
Lovely Plans

¿TE HA GUSTADO? COMPÁRTELO!!